PORTAL TAURINO

ENTRA www.purezayemocion.com Portal taurino comprometido con la Fiesta


lunes, 25 de agosto de 2014

El País: ¿Qué les pasa a los toros de La Quinta cuando se anuncia El Juli? ¿Es normal?

Foto: EFE

Álvaro Suso, de El País, publicó una crónica valiente sobre la corrida de La Quinta en Bilbao, en la que dejó caer una reflexión sobre "El Juli", niño prodigio del toreo que una inmensa mayoría de aficionados tiene como un hombre por derecho y los chavales con ganas de ser toreo, tienen como el ejemplo a seguir. Nada que ver. Es todo lo contrario. Por el bien de la Fiesta, es el ejemplo a no seguir.

A veces, cuando cualquier aficionado dice o escribe algo que incomoda a una de las llamadas figuras del toreo, son muchos los que se echan las manos a la cabeza. Formémonos un criterio razonado informándonos de todos los elementos posibles, positivos y negativos, y cuando los tengamos, hagamos balance. Así tendremos opinión propia. Si sólo leemos lo que nos cuentan determinados medios, nuestra opinión será la que les interesa a ellos.

Titulada "Más que un gesto pareció una burla", dejo el extracto más significativo y al final, el enlace a la crónica completa.

La tarde era un gesto de las figuras actuales. Se anuncian con La Quinta en Bilbao y luego ni un esfuerzo de más. Es curioso, pero las dos veces que El Juli se ha medido con los toros de esta ganadería de origen Santa Coloma han sido los únicos días malos de esta divisa en la temporada. En ambas corridas, Mont de Marsan y Bilbao, el madrileño ha sido despedido con pitos. En Francia, Fandiño salió en hombros aquella tarde, en Bilbao ni el de Orduña tocó pelo.

Para los ingenuos no puede ser otra cosa que casualidad, pero los que quieran dar una vuelta de tuerca a su pensamiento comprobarán que todas las tardes hay triunfos con los toros de La Quinta si los lidian los Ureña, Escribano, Adame o Robleño.

Hace una semana, en Gijón dos toros de esta divisa fueron premiados con la vuelta al ruedo, ayer en Bilbao los dos primeros salieron moribundos a la arena, como atontados, con unos movimientos desorientados que pueden hacer pensar cualquier cosa.


Ver crónica completa en El País


No hay comentarios:

Publicar un comentario