PORTAL TAURINO

ENTRA www.purezayemocion.com Portal taurino comprometido con la Fiesta


viernes, 11 de julio de 2014

Mis conclusiones sobre la tarde de Finito, El Juli y Talavante

Imagen: @javitaurino

Pamplona vive las corridas bajo un ambiente de festividad, con infinidad de peñas que pueblan los tendidos de sol, y buenos aficionados que quieren ver con detalle el desarrollo de la corrida, estos situados en los tendidos de sombra. Esta mezcla permite que la Fiesta y Feria del Toro goce de una salud magnífica. Eso es incuestionable. Lo que sí es cuestionable es la concesión de trofeos.

De Finito mejor ni hablar. Ayer en su primero, demostró que no es torero para Pamplona y su comportamiento debería ser tenido en cuenta por la Casa de la Misericordia para futuras temporadas. Masacró al animal en varas y con la muleta no quiso ni verlo. Intentó justificarse pero ni eso pudo. Rápidamente se fue a por la espada con la bronca que a pulso se había ganado por parte del público. A su segundo, más encastado, también le dio trabajo al picador, para después conformarse con dejar detalles que enloquecen a algunos, pero que a otros, después de haber pagado unos euros por sus entradas, se lo toman como una tomadura de pelo por el conjunto de la tarde. Con detalles no se enmienda dicha actuación.

A El Juli no se le puede negar su cabeza prodigiosa, que le hace capaz de sacarle partido a todos los toros a los que se enfrenta, eso sí, con todas las ventajas del mundo. A su primero, un ejemplar soso y descastado, le arrancó una oreja a base de su toreo ventajista. Hasta un ciego es capaz de ver cómo le abre la puerta a los toros para despedirlos hacia fuera, cómo se coloca al hilo... Y cómo ejecuta el "julipié". Entiendo que con el arrimón final, caldease aún más ese ambiente ya caldeado para que le pidieran la oreja, pero no me deja de sorprender que en una plaza de primera categoría sea tan fácil que el presidente saque el pañuelo. En el segundo toro, otro descastado que no humillaba nada, fue capaz de hacerle faena, dentro de su "concepto", dentro del desajuste. Oreja y salida a hombros.

Talavante esta temporada está teniendo tardes que me convence más, pero no fue la de ayer precisamente. Sus dos toros, diferentes entre sí, fueron para abrir la puerta grande. Incluso en su primero, con sus defectos, permitía cortar una oreja de peso. Talavante por el pitón derecho, no llegó a cogerle el aire, y por el izquierdo, aunque aparentemente mejor, nunca mandó el la embestida. Tanto es así, que estoy de acuerdo con Emilio Muñoz en que la voltereta vino por fallo del torero. A mi modo de ver, Talavante estaba acompañando la embestida, que no obligando, se aceleró en el natural y el toro no desperdició la oportunidad de cazarlo. La estocada sí fue cumbre. Se tiró derecho, sí señor. Con su noble segundo, igual. Nada importante que destacar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario