PORTAL TAURINO

ENTRA www.purezayemocion.com Portal taurino comprometido con la Fiesta


miércoles, 4 de junio de 2014

Oro para Diego Urdiales y plata para Miguel Ángel Perera


Miguel Ángel Perera abrió ayer la Puerta Grande de Las Ventas por segunda vez en este San Isidro, con el aliciente de que mató la ganadería de Adolfo Martín, un gesto que siempre, como aficionado, he reivindicado. Ese paso al frente de Perera es para valorarlo, aunque cierto es que no debería ser un hecho aislado y sí algo que se repitiese varias veces en una misma temporada. No obstante, es para estar contentos.

Lo que sí me pareció excesivo, fue el premio de las 2 orejas. Para mí, era de una oreja de peso. Perera toreó bien, no podemos decir lo contrario, aunque siempre de perfil y a veces sin cargar la suerte, pero no es justo que tiremos por la borda una buena faena aún con sus defectos. Mas donde sí se tiene que recompensar, que es en el número de apéndices, ahí sí que deben pasarle factura lo que no hizo bien, por eso creo que debió ser una. Esos motivos y la colocación de la espada, porque si la 2ª oreja se concede en función a la suerte suprema, la espada cayó trasera, lo que en la primera plaza del mundo no puede pasarse por alto. Muy buena labor la de Perera, pero sin volvernos locos. Resaltar los últimos naturales de la faena, que fueron de mucha calidad.


Sin embargo, los momentos más de verdad y más puros de toda la tarde han pasado desapercibidos para la mayoría del público, porque afortunadamente el aficionado sí lo supo ver. Alguno le reprochaba a Urdiales la falta de continuidad y de ligazón, de ahí que se escucharan algunos pitos cuando el toro, aplaudido injustamente porque no fue un toro de premio en Madrid, fue arrastrado por las mulillas. Yo lo vi como el torero explicó en sus declaraciones a Canal+ Toros, que dio a entender que si le atacaba para conseguir ligar, el toro no aguantaba. ¡Es que estamos tan acostumbrados a un mismo tipo de faena! ¡Ya no vale ese toreo de Antonio Ordóñez! Unipase, pero cada pase con una ejecución antológica. Parece que ya no se sabe valorar el toreo auténtico, que fue el que hizo el riojano ante el de Adolfo Martín. ¡Qué naturales tan inmensos! PUREZA. Dando el pecho, con la pata pá lante, ajustado y llevando al toro totalmente metido en la muleta. Sí señor. Toreo caro.


Aunque la faena de Perera tuvo la ligazón que le faltó a Urdiales, para mí el oro fue para Urdiales y la plata fue para Perera.

Por último, quitarme el sombrero ante Ferrera, cuando en el 6º el toro derribó al picador Francisco Doblado, y Antonio primeramente puso a salvo al picador, y después sacó al toro de allí de forma soberbia.

3 comentarios:

  1. Se me quedan en la retina los muletazos hondos en el segundo toro de Urdiales. Ahí queda eso!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, amigo Pocho:

      Y a mí. Fueron enormes. Siempre me ha gustado Urdiales, ¡qué pena que no lo veamos las veces que nos gustaría!


      Saludos,

      David Zamora

      Eliminar
  2. Muy buenas:

    Hay algo que se llama lidiar al toro y eso fue lo que mato a un toro con una lidia pésima. Fue una lidia llena de capotazos innecesarios y maltratado en el caballo, mas aun con un encaste que requiere mucho mas cuidados en ese aspecto.
    Un toro de triunfo para Madrid por su calidad y porque todo sabemos que es una ganadería muy del gusto de los mismos.

    ResponderEliminar