PORTAL TAURINO

ENTRA www.purezayemocion.com Portal taurino comprometido con la Fiesta


jueves, 19 de junio de 2014

Jerónimo José Cándido: el torero que unió el toreo rondeño con el toreo sevillano


En la tierra gaditana de Chiclana de la Frontera han nacido 3 matadores de toros importantísimos. El que más, como no, el honorable Francisco Montes "Paquiro", quien merece una mención especial y un artículo para poder explicar lo que significó para el toreo. Los otros 2 matadores fueron: José Redondo "El Chiclanero" y Jerónimo José Cándido, torero éste último al que va dedicado esta entrada, nacido el 8 de enero de 1.770. Era hijo de José Cándido, torero hasta que su vida acabó El Puerto de Santa María, el 23 de junio de 1771, en una corrida que tuvo su historia y de la que hablaré en otra ocasión.

Jerónimo José Cándido se casó con María Isabel Romero, apellido de peso, teniendo en cuenta que se trataba ni más ni menos que de la hermana de Pedro Romero. Jerónimo José acompañó al rondeño en su cuadrilla, y a pesar de ser su cuñado, dicen que el maestro lo trataba con desprecio. Al margen de las relaciones personales, lo cierto es que como profesional es el discípulo más directo de Pedro, basándose y aprendiendo de su forma de torear: el toreo rondeño. Pero el de Chiclana era un hombre con una personalidad muy marcada, por lo que además de captar las enseñanzas de Pedro, acabó teniendo su propia concepción del toreo. Contemporáneo de Pepe-Hillo, su toreo tenía esos "adornos", como muchos llaman a la gracia del toreo sevillano, convirtiéndose en el primer torero ecléctico, es decir, el primero cuyo concepto se basaba en una mezcla de la efectividad del toreo rondeño y la gracia del toreo sevillano.

En 1.830, ya retirado debido a graves problemas reumáticos, fue nombrado Director de la Escuela de Tauromaquia de Sevilla, pero ante las protestas de su cuñado, que exigía ese cargo para él, pasó a ser subdirector. Pedro Romero consiguió lo que propuso: ser el Director de la primera escuela de Tauromaquia de la historia.

Con 64 años de edad, Jerónimo José Cándido se anunció en varias ocasiones obligado por su mala situación económica. Le salvaba que era un conocedor de las suertes, porque a esas alturas de la vida enfrentarse a un toro bravo es un suicidio, y más en aquellos años, cuando las primaveras pesaban aún más que hoy en día. Ya en una de las corridas en Madrid, cuando tenía ¡68 años!, el cartel en el que se anunciaba decía así: "sus conocimientos de la Tauromaquia y las muchas veces que por ellos se ha distinguido en esta plaza", intentando buscarle una justificación resaltada para avalar su arriesgada comparecencia.

Tan sólo un año más tarde de la última corrida, el 1 de abril de 1.839 moría en Madrid.

Es importante que recordemos al primer torero que unió 2 conceptos distintos: Jerónimo José Cándido. Son hechos que debe conocer el aficionado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario