PORTAL TAURINO

ENTRA www.purezayemocion.com Portal taurino comprometido con la Fiesta


viernes, 27 de junio de 2014

El trascendental trabajo de los pueblos: Alfarero de Oro 2.014, una cita para aficionados

Magnífico cartel del certamen de este año

El próximo día 6 de julio se presentarán los carteles del Alfarero de Oro 2014 de Villaseca de la Sagra, en la provincia de Toledo. La presentación se hará a las 12 de la mañana, pero la jornada será completa, programada con diversas actividades importantísimas para hacer más afición, entre las que se incluyen una clase práctica de toreo y un encierro infantil. Aquí tienen el programa completo:


Gran trabajo el que se hace desde ese rincón toledano de 1.800 habitantes. Pueblos pequeños y grandes aportaciones, porque los pueblos han sido el germen de muchísimos aficionados, gracias a la tradición y a la forma tan intensa de vivir las fiestas en estos lugares. Toros por las calles, suelta de vaquillas, novilladas… No es una opinión, es una realidad: en los pueblos siempre se ha creado afición.

Fijaos en la variedad de encastes que se va a lidiar este año en la novillada del Aniversario: Moreno Silva (Saltillo), Navalrosal (Núñez), Partido de Resina (Casta Gallardo), Conde de Mayalde
(Domecq-Contreras), La Quinta (Santa Coloma - línea Buendía), Fidel San Román-Guardiola (Villamarta).

El grueso de las novilladas, a celebrar entre el 5 y el 10 de septiembre, contará con las ganaderías de Baltasar Ibán (Contreras), Fuente Ymbro (Domecq) y Flor de Jara (Santa Coloma - línea Buendía).

Es para ir a Villaseca... ¿O no?

miércoles, 25 de junio de 2014

"Adiós con el corazón" a Luis María Gilbert y el futuro de La Monumental


Ayer corrió la noticia de que Luis María Gilbert fallecía a los 67 años tras una larga enfermedad. Adiós con todo mi corazón a este gran aficionado, que como presidente de la Federación de Entidades Taurinas de Cataluña, abanderó una Iniciativa Legistativa Popular que consiguió llevar al Congreso más de 600.000 firmas para anular la prohibición en la comunidad catalana y proteger la Tauromaquia en toda España.

Por cierto, una ILP aprobada y de momento sin resultados positivos a la vista, porque por aquí todo sigue igual. Los taurinos hicimos un gran trabajo, ya que sólo contadas ILP han salido adelante en la historia de la democracia española. Sin embargo, todo este trabajo, una vez en manos de los políticos, ha quedado en nada. Al menos de momento. Bueno, "en nada" ¡no! Probablemente, en una Mezquita, a cambio de 2.200 millones de euros que pueden ofrecerse desde Qatar.

Los taurinos dimos una lección de cómo luchar por las cosas. La ignorancia hace que muchos nos tachen de violentos, pero nosotros hicimos uso de una herramienta que el Estado pone a disposición de los ciudadanos que quieren reclamar sus derechos. Otros, en vez de usar las herramientas de la democracia cuando las decisiones del Gobierno no son las que desean, prefieren romper el mobiliario urbano, lanzar piedras a la policía, destrozar escaparates, y un largo etcétera de vandalismo. Pero en una sociedad demagoga y maltratada por los profesionales taurinos durante muchísimos años, los malos somos nosotros.

Mi enorme agradecimiento por su lucha para que la Fiesta SÍ sea Nacional. Siempre lo llevaré en mi corazón.

jueves, 19 de junio de 2014

Jerónimo José Cándido: el torero que unió el toreo rondeño con el toreo sevillano


En la tierra gaditana de Chiclana de la Frontera han nacido 3 matadores de toros importantísimos. El que más, como no, el honorable Francisco Montes "Paquiro", quien merece una mención especial y un artículo para poder explicar lo que significó para el toreo. Los otros 2 matadores fueron: José Redondo "El Chiclanero" y Jerónimo José Cándido, torero éste último al que va dedicado esta entrada, nacido el 8 de enero de 1.770. Era hijo de José Cándido, torero hasta que su vida acabó El Puerto de Santa María, el 23 de junio de 1771, en una corrida que tuvo su historia y de la que hablaré en otra ocasión.

Jerónimo José Cándido se casó con María Isabel Romero, apellido de peso, teniendo en cuenta que se trataba ni más ni menos que de la hermana de Pedro Romero. Jerónimo José acompañó al rondeño en su cuadrilla, y a pesar de ser su cuñado, dicen que el maestro lo trataba con desprecio. Al margen de las relaciones personales, lo cierto es que como profesional es el discípulo más directo de Pedro, basándose y aprendiendo de su forma de torear: el toreo rondeño. Pero el de Chiclana era un hombre con una personalidad muy marcada, por lo que además de captar las enseñanzas de Pedro, acabó teniendo su propia concepción del toreo. Contemporáneo de Pepe-Hillo, su toreo tenía esos "adornos", como muchos llaman a la gracia del toreo sevillano, convirtiéndose en el primer torero ecléctico, es decir, el primero cuyo concepto se basaba en una mezcla de la efectividad del toreo rondeño y la gracia del toreo sevillano.

En 1.830, ya retirado debido a graves problemas reumáticos, fue nombrado Director de la Escuela de Tauromaquia de Sevilla, pero ante las protestas de su cuñado, que exigía ese cargo para él, pasó a ser subdirector. Pedro Romero consiguió lo que propuso: ser el Director de la primera escuela de Tauromaquia de la historia.

Con 64 años de edad, Jerónimo José Cándido se anunció en varias ocasiones obligado por su mala situación económica. Le salvaba que era un conocedor de las suertes, porque a esas alturas de la vida enfrentarse a un toro bravo es un suicidio, y más en aquellos años, cuando las primaveras pesaban aún más que hoy en día. Ya en una de las corridas en Madrid, cuando tenía ¡68 años!, el cartel en el que se anunciaba decía así: "sus conocimientos de la Tauromaquia y las muchas veces que por ellos se ha distinguido en esta plaza", intentando buscarle una justificación resaltada para avalar su arriesgada comparecencia.

Tan sólo un año más tarde de la última corrida, el 1 de abril de 1.839 moría en Madrid.

Es importante que recordemos al primer torero que unió 2 conceptos distintos: Jerónimo José Cándido. Son hechos que debe conocer el aficionado.

martes, 17 de junio de 2014

El Puerto de Santa María: reflexiones sobre los carteles


La preciosa plaza de El Puerto de Santa María esperaba el fin de la "era" Serolo como agua de mayo. Necesitaba una empresa que parase la hecatombe que se estaba sufriendo. Por eso, cuando la plaza salió a concurso todos estaban pendiente de las posibles empresas, porque muy poquito hacía falta para ilusionar a la afición, sometida a tanto maltrato en anteriores temporadas.

Hay cosas que el aficionado de la ciudad estaba pidiendo a gritos. Por ejemplo, la mejor corrida de la pasada temporada fue la de Ana Romero. Repetirla este año hubiese sido lo justo y lo ideal para contentar a los aficionados, sumando a la vez otro encaste, rompiendo la dinámica de Domecq que impera en todo lo que se va a lidiar a pie. Había otro deseo por parte de los aficionados: Perera y Talavante debían ser castigados con un año sin hacer el paseíllo. Sus ausencias de última hora del año pasado no gustaron a la mayoría. En este punto, entiendo que la empresa haya contratado a Talavante y no pueda cumplir con esos deseos, pues las figuras en el sur atraen mucho público y además, el torero extremeño este año viene con aires cambiados, haciendo un toreo más puro y mejorado. Bajo esa razón sí veo bien que Entero lo haya contratado.

Al que le sobra una tarde es a Juan José Padilla y al que le falta una es a Pérez Mota, matador que el año pasado acaparó premios al triunfador de la temporada en El Puerto. Nadie se esperaba que este año quedase fuera de los carteles.

Uno de los toreros que todo el mundo tiene ganas de ver es Iván Fandiño, ¡pero no con Padilla y El Fandi! Este ha sido un craso error, y todo hay que decirlo, también de Nestor García, apoderado de Fandiño, que debe cuidar los compañeros de su torero, que ya estuvo anunciado en San Isidro junto a El Fandi. El de Orduña es otro tipo de torero y, con todos mis respetos, tiene otra categoría. Sus acompañantes no le van a favorecer en absoluto. Es más, habrá quien iría pero no vaya, porque vuelvo a repetir que son toreros distintos y como tal, son para aficionados o públicos distintos.

La tarde más solicitada será la del 10 de agosto. El cartel estrella de la empresa: Finito, Morante y Manzanares. ¿No hay fallos? Sí, la ganadería es Zalduendo. Se tendría que haber cerrado otra con más garantías de triunfo. Está claro que a las figuras les tiene que gustar la ganadería, lo sabemos, pero no se están pidiendo toros que vengan de Zahariche, simplemente algo que no sea Juan Pedro o Zalduendo. ¡Hasta Parladé, después de lo de Madrid, casi vale!

Lo positivo de los carteles son las novilladas. Hay que reconocerlo.

Esperemos que una vez acabe la temporada de verano todos los balances sean positivos. Por el bien de la Fiesta.

lunes, 9 de junio de 2014

Tres apuntes importantes sobre Victorino Martín y Miura


1) Las corridas en San Isidro de las ganaderías de Victorino Martín y Miura, no han dejado indiferente a nadie. Los primeros han sido los aficionados, que son quienes menos deben de quedar con la sensación de aburrimiento. Sendas corridas pueden haber tenido toros con genio defensivo, con mal estilo y con otros matices negativos, al igual que también los ha habido muy interesantes, como el 3º de Victorino, que desbordó a un torerazo como es Alberto Aguilar, o el interesante 2º de la tarde de ayer, un Miura de nombre "Zahonero" que fue desaprovechado por Castaño en la faena de muleta pero que en los tercios anteriores ofreció momentos de expectación. Cosas positivas y cosas negativas, como prácticamente todas las corridas, pero lo importante es que nadie quitó ojo en ninguno de los 6 de cada tarde. Como dicen algunos "nadie comió pipas". Lo que pasaba en el ruedo emocionaba viendo cómo los buenos se iban sin torear y cómo los malos sembraban miedo. Así es el toreo, señores. Nada de ese ballet en el que tiene que salir un toro para el "lucimiento" del torero o, en su defecto, sale un toro que no se aguanta en pie. Ese tipo de corridas elegidas por los toreros y en las que la gente se marcha a casa aburrida, descontenta y desilusionada. Por lo tanto, visto lo visto y teniendo en cuenta que estas 2 corridas a muchos les han parecido malas, mi opinión es que es mejor una mala de Victorino o Miura que una mala de Montalvo.

2) Molesta mucho la doble vara de medir de los medios y profesionales de la comunicación al servicio del taurineo. No hace falta que mencione ningún ejemplo porque todos sabemos quienes son. Éstos, atizan con fuerza a estas corridas, con titulares duros y crónicas donde sólo resaltan lo negativo. Sin embargo, cuando se trata de corridas de ganaderías y toreros que ya ustedes también conocen, intentan de destacar lo positivo (por ínfimo que sea, si es que lo hay) por encima de la realidad, por muy aborregada que haya sido la mansada habitual. Es increíble: se está lidiando un toro sin fuerzas, mansurrón y sin clase, y están deseando que hagan una muestra de lo contrario, para vitorear ese comportamiento momentáneo. Cuando se informa, hay que ser más responsables y más serios.

3) Ganaderías como Victorino y Miura, y digo estas 2 como digo Cuadri, Dolores Aguirre, etc. tienen que estar en San Isidro. ¿Una corrida mala? Estupendo, pero son ganaderías distintas que tienen que tener un sitio al margen de que les salga una o dos corridas que no embistan. ¿Cuántas procedentes de Domecq salen malísimas y seguimos repitiendo encaste y ganaderías? Teniendo en cuenta lo que significan las primeras, creo que no cabe discusión alguna.

viernes, 6 de junio de 2014

"Yiyo, torerazo". Crónica de Joaquín Vidal sobre su primera salida a hombros de Las Ventas

Yiyo al natural

El 1 de junio de 1.983, José Cubero "Yiyo" lograba su Primera Puerta grande de Las Ventas de Madrid. Sustituía a Espartaco. Lo demás, lo cuenta, nada más y nada menos, que Joaquín Vidal en su crónica para el diario El País.



D. Joaquín Vidal
Plaza de toros de Las Ventas
1 de junio. Decimonovena corrida de San Isidro. Cinco toros de Alonso Moreno, bien presentados, flojos y pastueños. Sexto, sobrero de Bernardino Jiménez, con trapío, manso y bronco. Ángel Teruel. Estocada caída (algunas protestas). Pinchazo hondo a un tiempo y estocada (oreja). Armillita. Pinchazo y bajonazo descarado (silencio). Bajonazo descarado (palmas y también pitos cuando saluda). Yiyo. Estocada desprendida (oreja). Estocada baja y dos descabellos (oreja). Salió a hombros por la puerta grande con adamaciones de "¡torero!"


Vino de suplente y ahí está, candidato a triunfador de la feria. Yiyo, esa es la figura. Yiyo, torerazo. Torero completo, en todas las suertes. Torero en la brega, en quites, y con la muleta, artista y dominador. El repertorio de la tauromaquia plasmé ayer Yiyo ante la asombrada cátedra de Las Ventas, y cuando ya lo había desgranado con auténtica exquisitez, se mostró en su dimensión de torero de casta, valiente, decidido a triunfar a pesar de la bronquedad del toro y a pesar de la cogida. Este sí que es valiente, a carta cabal. Éste no se reboza por las sienes del borrego inválido, al amparo de su ceguera imposibilitándole la embestida. Éste se deja ver, aguanta la arrancada fuerte, desprecia el filgor helado del gañafón. Y torea. Torea además con alma, e imprime la marca de su personalidad, sin necesidad de proclamarla o de fingirla cara a la galería. Porque lleva el toreo tanto en la cabeza como en el corazón, y ese toreo, de escuela, lo interpreta con la peculiaridad de su sentimiento, adecuándolo a las cambiantes condiciones del toro.

Tuvo uno nobilisímo, al que lanceó con finura; se adornó con largas en sus distintas versiones, lo lidió sin permitir que los subalternos intervinieran en la brega. Tenía Yiyo todo el corte de los toreros antiguos. Y le hizo una faena de muleta que si no hubiera estado aderezada por las salpicaduras del arte, diríamos que fue de libro. Faena enciclopédica, porque en ella incrustaba las más variadas suertes, y todas se producían con tanta naturalidad y armonía que parecían de su invención. Faena que progresivamente se enriquecía, hasta alcanzar la cumbre del arte. Siempre en los pases de pecho; para una antología los ayudados por alto, enlazados con el de pecho hondo y un molinete ceñidísimo. Y después, derramando torería, por bajo, rodilla en tierra.

Toda la corrida salía nobilísima. Inexplicablemente, Ángel Teruel era incapaz de templar las boyantes embestidas del ejemplar que abrió plaza. Se desquitó en el cuarto, al que toreó con finura. Muchos de sus muletazos poseyeron el aroma peculiar del toreo clásico y el mismo planteamiento de la faena fue técnicamente bueno. Sin embargo, otros los ejecutaba dejando atrás la pierna contraria y adelantando el pico. No es nuevo, por otra parte, en este torero, que ha convertido tal amalgama de virtudes y defectos en estilo personal.

Con un toro aplomado y otro manejable, Armillita no consiguió rebasar los límites de la vulgaridad. Banderilleó muy mal, pegó pases sin tino. El sexto fue devuelto por inválido y cuando aún no habían aparecido los cabestros, saltó a la arena una mujer torera. Corbelle le salió al paso, pero la dama le puso la punta del estoque en el pecho. "¡Un paso más, y no respondo!", dicen que le dijo. Se mascaba el drama: ¡Corbelle, a punto de ser pasado por las armas!, qué tiempos vivimos. Intervino entonces Curro Álvarez, que desarmó a la espadachina, la tomó en brazos y la entregó a los guardias. La gente estaba estupefacta. No toda, pues algunos animaban a la parienta: "Tírate tú también, vida mía, anda", le decían, "que son hermanitas de la caridad y no hacen nada". Se ponían pesadísimos.

El sobrero rompió la dulzura de la corrida. De mala catadura, se emplazó nada más saltar a la arena. Yiyo ordenó a los peones que se taparan y fijó su descompuesta embestida con unos capotazos eficaces. De ahí en adelante. su actuación fue un continuo alarde de valor sereno y torería. El toro se cernía con peligro, pero Yiyo aguantaba las violentas embestidas y llegó a embarcarlas con hondura. Transcurría emocionante la faena, cuando se distanció y, citando de largo, consiguió los mejores pases de la tarde. Los naturales pusieron al público en pie. En uno de ellos salió volteado de forma escalofriante, pero se incorporó de inmediato, de nuevo citó de largo, volvió interpretar el toreo en toda su pureza.

Cuando cobró la estocada -que quedó baja- el triunfo ya era de apoteosis y la plaza entera le aclamaba. "¡Torero!, ¡Torero!". Salió a hombros por la puerta grande, y en aquellos momentos ocupaba un puesto cimero entre las figuras. La lección de Manolo Vázquez, la maestría de Antoñete y su distancia, la torería de Esplá, habían tenido por una tarde su síntesis en Yiyo; torerazo Yiyo.


miércoles, 4 de junio de 2014

Oro para Diego Urdiales y plata para Miguel Ángel Perera


Miguel Ángel Perera abrió ayer la Puerta Grande de Las Ventas por segunda vez en este San Isidro, con el aliciente de que mató la ganadería de Adolfo Martín, un gesto que siempre, como aficionado, he reivindicado. Ese paso al frente de Perera es para valorarlo, aunque cierto es que no debería ser un hecho aislado y sí algo que se repitiese varias veces en una misma temporada. No obstante, es para estar contentos.

Lo que sí me pareció excesivo, fue el premio de las 2 orejas. Para mí, era de una oreja de peso. Perera toreó bien, no podemos decir lo contrario, aunque siempre de perfil y a veces sin cargar la suerte, pero no es justo que tiremos por la borda una buena faena aún con sus defectos. Mas donde sí se tiene que recompensar, que es en el número de apéndices, ahí sí que deben pasarle factura lo que no hizo bien, por eso creo que debió ser una. Esos motivos y la colocación de la espada, porque si la 2ª oreja se concede en función a la suerte suprema, la espada cayó trasera, lo que en la primera plaza del mundo no puede pasarse por alto. Muy buena labor la de Perera, pero sin volvernos locos. Resaltar los últimos naturales de la faena, que fueron de mucha calidad.


Sin embargo, los momentos más de verdad y más puros de toda la tarde han pasado desapercibidos para la mayoría del público, porque afortunadamente el aficionado sí lo supo ver. Alguno le reprochaba a Urdiales la falta de continuidad y de ligazón, de ahí que se escucharan algunos pitos cuando el toro, aplaudido injustamente porque no fue un toro de premio en Madrid, fue arrastrado por las mulillas. Yo lo vi como el torero explicó en sus declaraciones a Canal+ Toros, que dio a entender que si le atacaba para conseguir ligar, el toro no aguantaba. ¡Es que estamos tan acostumbrados a un mismo tipo de faena! ¡Ya no vale ese toreo de Antonio Ordóñez! Unipase, pero cada pase con una ejecución antológica. Parece que ya no se sabe valorar el toreo auténtico, que fue el que hizo el riojano ante el de Adolfo Martín. ¡Qué naturales tan inmensos! PUREZA. Dando el pecho, con la pata pá lante, ajustado y llevando al toro totalmente metido en la muleta. Sí señor. Toreo caro.


Aunque la faena de Perera tuvo la ligazón que le faltó a Urdiales, para mí el oro fue para Urdiales y la plata fue para Perera.

Por último, quitarme el sombrero ante Ferrera, cuando en el 6º el toro derribó al picador Francisco Doblado, y Antonio primeramente puso a salvo al picador, y después sacó al toro de allí de forma soberbia.

martes, 3 de junio de 2014

Pureza y Emoción fomentando el toreo en los colegios e institutos

Un alumno del centro con la muleta,
Pacheco con los pitones y Landrove guiando.

Esta mañana he comenzado algo que tenía muchas ganas de hacer. Se trata de mi programa de Tauromaquia en los colegios e institutos para fomentar y dar a conocer el toreo a la cantera de nuestra sociedad. Considero algo primordial, y supongo que ustedes también tendrán esa consideración, que los niños y adolescentes conozcan el mundo del toro y sepan valorarlo como lo que es: parte de la historia de España y por lo tanto, cultura.



He arrancado en el I.E.S. Virgen de la Esperanza, de La Línea de la Concepción (Cádiz) junto a la Escuela Taurina Linense, de mano de su Director, el matador de toros Juan Carlos Landrove. Hemos estado una hora con los alumnos de 1º y 2º de E.SO., dándoles en primer lugar una charla sobre el peso que tiene la Tauromaquia, la importancia de las ganaderías de bravo y las dehesas y lo emocionante que es el toreo, entre otras cosas. También, Landrove ha hablado de lo difícil que es ser torero y la ayuda que encuentran en las escuelas taurinas. Nos han acompañado el novillero sin caballos Miguel Ángel Pacheco y Francisco Rodríguez, ambos alumnos de Landrove.

De izquierda a derecha: David Zamora, Juan Carlos Landrove,
Miguel Ángel Pacheco y Francisco Rodríguez.

Antes de pasar al patio, hemos repartido entradas para la novillada sin caballos que hay el sábado en la ciudad, en la que torea Pacheco. Después, la salida ha sido de media hora, y los alumnos del centro han podido comprobar cosas tan básicas pero elementales, como el peso del capote y muleta. A continuación, todos los que han querido, han tenido la ocasión de torear de salón.

Ha empezado aquí una actividad que llevaré a varios colegios, institutos, plazas de los pueblos, etc. Es fundamental que los aficionados aportemos nuestro grano de arena para hacer una Fiesta mejor.

Mi enorme agradecimiento a la Escuela Taurina y en especial a Juan Carlos Landrove, al instituto Virgen de la Esperanza así como a la Jefatura de Estudios, a los profesores D. José Andana y
D. Javier Quitana y a los profesores que han cedido su hora de clase para que sus alumnos conozcan el apasionante mundo de la Tauromaquia.