PORTAL TAURINO

ENTRA www.purezayemocion.com Portal taurino comprometido con la Fiesta


martes, 13 de mayo de 2014

Las amenazas a Álvaro Acevedo son un acto de miserable cobardía


El domingo el periodista taurino y director de Cuadernos de Tauromaquia, Álvaro Acevedo, anunciaba su "adiós" en Twitter debido a las amenazas que había recibido por teléfono. Seguiría al frente de los Cuadernos, pero dejaría de escribir crónicas para el medio en el que actualmente lo hace. Afortunadamente, más tarde se retractó y admitió que se precipitó en la decisión y que se quedaría. Aunque dejó entender en algunos comentarios posteriores que quizá deje Burladero.com, pero porque él tiene sus motivos, no por presiones.

Le llamaron para decirle que tuviera cuidado cuando fuese por la calle, que no sería el que llamaba, sino un amigo el que se encargaría.

Es el precio que hay que pagar por hablar claro y escribir la verdad sobre lo que acontece en el mundo del toro. Acevedo, a pesar de hacerlo en un medio al que todo le parece bien porque no quiere molestar a nadie, escribe con independencia. Y eso al taurineo, a muchos de los que forman el negocio taurino, les molesta. Se creen que esto es suyo, y que como tal, pueden maltratar este mundo que para millones de personas es una afición y una pasión. Sólo les importa llenarse los bolsillos.

Lo que más delito tiene de todo esto es la cobardía que hace que dejen de ser hombres. Ya que amenazas, ya que caes en ese bajunerío, al menos ve tú con dos cojones y plántate delante del que te moleste. Mandar a un amigo o a unos amigos, es el acto más cobarde, miserable y vergonzoso en el que puede caer un hombre. Eso, ni es hombre ni es nada. Es un cagón que tiene que llamar a otros porque le da miedo de hacerlo él.

Señores, póngase a trabajar para ser los mejores dentro de lo suyo, y si alguien critica algo que no le parece bien, sean caballeros y tengan en cuenta que nunca se puede tener a todos contentos.

No hay que bajar los brazos. Hay que defender la auténtica Fiesta y no dejar que nos impongan la mediocridad que tan rentable les resulta a ellos. Somos nosotros los que tenemos que exigir la verdad. Siempre y con contundencia.

¡Ánimo Álvaro!

2 comentarios:

  1. No podemos convencer a los q no les gusta la fiesta si entre nosotros nos sableamos a placer. Elautentico enemigo de la fiesta, esta dentro

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, amigo Pepe:

      Así es, el enemigo está dentro. Llegar a este punto es más que lamentable.


      Un abrazo,

      David Zamora

      Eliminar