PORTAL TAURINO

ENTRA www.purezayemocion.com Portal taurino comprometido con la Fiesta


miércoles, 2 de abril de 2014

Historia y curiosidades de la Maestranza de Sevilla


Las Reales Maestranzas de Caballería son corporaciones integradas por familias nobles, que en un principio se crearon con el fin de que estos se ejercitasen en la práctica de la equitación y en el manejo de las armas, consiguiendo con el tiempo la protección de la Corona Real, que disponía así de una caballería adiestrada. En el caso de Sevilla, aunque en 1.248 los caballeros del Rey Fernando III "El Santo"  crearon una Cofradía o Hermandad Caballeresca, bajo advocación a San Hermenegildo, más tarde desapareció hasta que Carlos II, bajo su reinado fundó en el año 1670 el Real Cuerpo de Maestranza de Caballería de Sevilla.

Hoy en día, la institución realiza actividades benéficas y labores sociales para los más necesitados en la ciudad: comedores sociales, escuelas, ayudas de ámbito sanitario, etc. El dinero que destina la Real Maestranza de Sevilla procede de distintas fuentes, siendo una de las más importantes la que recibe de la empresa que organiza las corridas de toros, que supuestamente es un porcentaje de los recaudado en la taquilla. El cargo de hermano mayor de la Real Maestranza, lo ostenta Su Majestad El Rey.

La Plaza de Toros de la Real Maestranza de Caballería de Sevilla, propiedad de los maestrantes, comenzó a construirse en 1.733, en el barrio del Arenal, donde anteriormente ya se había construido otra plaza. El material utilizado fue madera, y tomó forma redonda, ochavada. Se tardó 120 años en terminarse completamente, de ahí que esté compuesta por 30 lados desiguales. En 1765, se acabó el precioso Palco del Príncipe, que da nombre a la puerta grande de la plaza, la "Puerta del Príncipe". Se llama así porque da acceso al palco, construido para el primer hermano mayor de la Maestranza, el Infante Don Felipe de Borbón, uno de los vástagos de Felipe V. Actualmente, el deseo de todos los toreros es salir de la plaza por esta puerta, que se abrió por primera vez el 12 de octubre de 1.952 para los 3 toreros acartelados: Luis Miguel Dominguín, Rafael Ortega y Antonio Ordóñez.

Siguiendo con la historia, en 1820, se cubre la mitad de la plaza, como refleja esta famosa pintura:



 Más tarde, bajo la dirección del arquitecto Juan Talavera, en el año 1.881 se cierra el inmueble completamente. Su estilo es tardo-barroco.

Aspecto de la plaza en el siglo XIX


Entre los años 1914 y 1915, tienen lugar unas obras en la plaza para darle a los tendidos la imagen actual, construidos de ladrillo visto, quedando los de madera debajo de los tendidos actuales. En ese mismo año de 1.915, el 30 de septiembre es una fecha que marca un punto importante en la historia de la plaza: Joselito "El Gallo" corta la primera oreja de la Maestranza sevillana. Se la concedió el presidente don Antonio Filpo, después de darle muerte al quinto de la tarde, de nombre "Cantinero", marcado con el número 131 y perteneciente a la ganadería del Conde de Santa Coloma.


"Laborioso"
La afición sevillana ha vivido 2 indultos a lo largo de su historia. El primero fue de un novillo de la ganadería del Marqués de Albaserrada, lidiado el 12 de octubre de 1.965 por Rafael Astola, de La Algaba. El novillo se llamaba "Laborioso" y fue herrado con el número 24.








"Arrojado"



El siguiente indulto, que la mayoría de ustedes lo recordarán, como no es para menos por el hecho en cuestión, fue el de "Arrojado", número 217 perteneciente al hierro de Núñez del Cuvillo, correspondiendo en suerte a José María Manzanares hijo, quien el 30 de abril de 2.011 firmó el capítulo más importante de la historia comtemporánea de esta plaza.






2 comentarios:

  1. El vergonzoso indulto al que se prestó Manzanares. Resolvió la papeleta del modo más fácil antes que entrar a matar y refrendar su "calidad" de matador.
    Saludos
    POCHO

    ResponderEliminar
  2. Hola Pocho:

    Así lo vi yo tamnbién, como una vergüenza. Por eso he añadido "por el hecho en cuestión", porque evidentemente no se puede olvidar un indulto en la Maestranza sevillana, pero desde luego, que fue un capítulo más a cargo de estas llamadas figuras del toreo. Cuando pasen los años, la gente leerá este acontecimiento y pensarán que lo ocurrido allí fue muy grande, sin saber la realidad del indulto. Por estos motivos soy cauto cuando leo grandezas del pasado...


    Un abrazo, amigo.

    ResponderEliminar