PORTAL TAURINO

ENTRA www.purezayemocion.com Portal taurino comprometido con la Fiesta


miércoles, 19 de marzo de 2014

Las Ventas necesita un modelo de gestión similar al francés


Otra cosa mal hecha en el mundo del toro es que la primera plaza del mundo está gestionada de la forma más ineficiente de cuantas se conocen. Actualmente, la plaza de toros de Las Ventas sale a concurso mediante un pliego de condiciones redactado por su propietaria, la Comunidad de Madrid. Es decir, el modelo de gestión de la mayoría de las plazas, y la que se deja en manos del empresario o empresarios que ganen el concurso de adjudicación. Cada uno con sus intenciones y con poder absoluto para hacer y deshacer, los carteles se ven influidos por intereses varios. Aún más si el empresario al mismo tiempo es apoderado, ganadero y empresario taurino en otras ciudades, mezclando ciertas circunstancias y poniendo en práctica, por ejemplo, el conocido cambio de cromos. Actualmente, la empresa que explota el coso está integrada por tres empresarios: Choperitas, Matilla y Casas. Queda todo dicho.

Las Ventas, con su categoría, peso y significado, debería tener un modelo de gestión más parecido al de la plaza de toros de Bilbao o al de muchas plazas francesas. En Francia, incluso algunos pueblos con plazas menores tienen una gestión que funciona de forma ejemplar. En mi opinión, la Comunidad de Madrid debería plantearse el cambiar la de su plaza de toros. Lo ideal sería tener una Comisión Taurina compuesta por aficionados y un gestor taurino, que en este caso sí sería del gremio del empresariado.

La Comisión Taurina funcionaría como una organización independiente formada por aficionados. Entre otras cuestiones, sería la encargada de:

- Seleccionar un número de hierros, contando con que haya diversidad de ganaderías y encastes.  Realizarían visitas al campo 2 o 3 veces durante el invierno para ver a los toros y finalmente determinar las que van a lidiarse de esa lista inicial.

- Trazarían los tipos de carteles y las líneas a seguir en la configuración de éstos, lo que limitaría las exigencias de muchos toreros, que tendrían que lidiar, por ejemplo, la de Parladé pero también la de Victorino Martín; o la de Alcurrucén y la de Baltasar Ibán. Se evitaría de esta manera que los toreros se acomodaran en carteles, teniendo que defender su sitio en la plaza que da y quita, como es Madrid.

- Se viviría la corrida desde por la mañana, como ocurre en Bilbao con el apartado, o incluso, se le daría más fuerza a la apertura de Venta del Batán.

- Organizarían múltiples actividades que con imaginación podrían realizarse, saliendo del encasillamiento estático y hermético que vive la Fiesta. Podrían ser: culturales, de fomento del toreo, que incentiven el acercamiento de los jóvenes, didácticas para formar aficionados con criterio, etc.


Por su parte, el gestor-empresario taurino se dedicaría a asesorar y a administrar en el tema de los despachos. Trabajando codo con codo con la Comisión para:

- Fijar los precios de las entradas y de los abonos.

- Contratación de los toreros y las ganaderías, así como personal de la plaza y otros servicios necesarios para la corrida.

- Tramitaciones donde es necesario el papel de un empresario profesional y de una persona dedicada exclusivamente a ello, porque éste sí percibiría un sueldo importante y trabajaría todo el año.

- A final de año, se presentaría el balance económico a la Comunidad para asegurar la transparencia de las cuentas.

- Su contratación sería de año en año, en relación al grado de satisfacción de la Comisión.


Esto sería la base, y a partir de aquí empezar a construir hasta llegar a un modelo de gestión sólido. Si funcionáramos así, con un grupo organizado de aficionados velando por la calidad y el bien hacer de las cosas, sí que tendríamos una temporada madrileña con la importancia que merece. No es nada descabellado, reitero que hay muchas ciudades que ya organizan sus ferias de esta manera y resultan ser plazas donde todo aficionado quiere ir. Ahí está viva la Fiesta y es donde tendríamos que mirar. Lo incomprensible es que no se esté haciendo ya.

2 comentarios:

  1. Esta gestionada por unos mercaderes que lo último que les interesa es el TORO.
    Preocupados más en cubrir el cemento con público de aluvión que conservar a la poca afición que aún queda y soporta el abuso y la prepotencia.

    Saludos,

    POCHO

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Pocho. Muchas gracias por tu visita.

      ¡Saludos!

      Eliminar