PORTAL TAURINO

ENTRA www.purezayemocion.com Portal taurino comprometido con la Fiesta


miércoles, 26 de febrero de 2014

Joselito "El Gallo" y Juan Belmonte, sus aportaciones complementarias al toreo


José Gómez Ortega, "Joselito" y Juan Belmonte, marcan una época gloriosa para la Fiesta: la Edad de Oro del toreo, que finalizó cuando el primero murió en la famosa tarde de Talavera de la Reina, el 16 de mayo de 1.920. Època de revoluciones introducidas por la forma de torear tanto de uno como de otro torero, que se complementaron y que fijaron la base del desarrollo del toreo que conocemos hoy en día. Aunque Joselito fue un revolucionario más allá del ruedo, nos centraremos en lo que ocurrió en la muleta.

Cuenta la biografía de Juan Belmonte, que desde niño éste admiraba a Antonio Montes, un torero que pisaba terrenos comprometidos. Quien le iba a decir a Belmonte que debido a sus condiciones físicas, acabaría por quedarse quieto delante de los toros y entrando definitivamente en los terrenos difíciles. Metido en ese terreno, quedaba cruzado con el toro y cuando se producía la embestida, Belmonte con sus brazos obligaba a éste a desviarse de su camino. Momento de otra de sus importantes aportaciones: "parar, templar y mandar". Esa magia de aminorar la velocidad. Y digo magia porque es curioso observar cómo un mismo toro puede embestir a distinta velocidad según el temple que le imprima el torero. Eso sí, toreando en ochos y principalmente con la derecha. A Belmonte, lo vemos citando en la fotografía de abajo.




¿Cuál es la aportación de Joselito? El toreo en redondo. El Gallo, que normalmente toreaba al natural, cuando el toro llegaba a la muleta iba dando el pase mientras giraba la cintura, haciendo que el toro siguiera una trayectoria curva, metiendo a los toros en los terrenos de adentro. Así, en función del toro daba 3, 4, 5 o más pases, casi siempre con la izquierda. Al natural. La fotografía que encabeza este artículo muestra ese giro del que hablaba antes.

En su momento no se le dió la magnitud que el toreo de Joselito merecía. Probablemente, porque no tuvo los halagadores con los que sí contaba y ha contado Belmonte y que le ha hecho pasar como el auténtico revolucionario del toreo moderno, dejando en otro lugar al genial torero de Gelves.

Fíjense en las aportaciones de estos 2 toreros y en cómo se ha desarrollado el toreo hasta llegar a nuestros días. Comprobarán que ha seguido el sendero que marcaron hace 100 años. Distintos, pero complementarios.

3 comentarios:

  1. David. Un artículo corto pero que, como las buenas faenas, no tiene desperdicio. Magnífico. Un cordial saludo

    ResponderEliminar
  2. Muy, muy interesante, David, la firma de un aficionado en busca de la verdad, como siempre
    Enhorabuena, un abrazo fuerte

    ResponderEliminar