PORTAL TAURINO

ENTRA www.purezayemocion.com Portal taurino comprometido con la Fiesta


viernes, 31 de enero de 2014

Toreabilidad, un término ridículo y contrario a un toro bravo


Hay un término que en los últimos años no sólo ha entrado de lleno en el vocabulario de todos los aficionados, sino que además ha tomado poder a la hora de seleccionar al ganado. Es más,  es una casilla dentro del cuaderno ganadero y una exigencia por parte de algunos toreros. Incluso, se ha convertido en un adjetivo calificativo que muchos periodistas y críticos taurinos atribuyen a los toros en sus crónicas. La palabra en cuestión es "toreabilidad".

Pero esta palabra no es nueva. Quien la generalizó fue Ramón Mora-Figueroa, hijo del Marqués de Tamarón, quién llegó a poseer su propia vacada, y más tarde, fue el consejero en la formación de la ganadería de Juan Pedro Domecq y Núñez de Villavicencio. Claro que el contexto de la época era bien distinto, pues Mora-Figueroa compró parte de lo que vendió Fernando Parladé en 1.914, en plena Edad de Oro. Es decir, que en una época donde el toro era muy distinto y las aportaciones de Joselito y Belmonte estaban haciendo cambiar el toreo, su empleo no era el mismo que el que sufre hoy, muy degenerado.

¿Cómo puede hablarse de "toreabilidad" cuando hablamos de un toro bravo? El toro bravo ha de ser dominado antes que toreado. Por lo que ese término se descubre por sí sólo: le facilita el trabajo al torero. Le quita la esencia y le arranca el origen a todo esto, que es que el hombre domine al animal. Esa pelea tan emocionante que se ha perdido. El toro, la mayoría de los toros que vemos en las plazas son ese "colaborador" que las llamadas figuras del toreo exigen para realizar sus faenas sin complicaciones. Y cuando el toro no tiene "toreabilidad", no les sirve. Cogen la espada y que lo arrastren las mulillas. Ni se plantean enfrentarse a las dificultades que los distintos astados puedan presentarle. Cuando el toreo precisamente es meter al toro en el capote y en la muleta, poderle, llevarlo donde él no quiere ir, sacarle tandas por el pitón complicado, riesgo... Todo esto por supuesto, venciendo sus distintas complicaciones.

Con respecto a no enfrentarse a las dificultades y complicaciones que un toro bravo puede plantear, añadir algo importantísimo, que es el estar acabando con gran parte del patrimonio genético de la cabaña brava. Se pierden encastes y ganaderías con personalidad, y estamos en el camino del monoencaste. Pero esto da para mucho, así que lo dejamos pendiente para otro artículo.

"Toreabilidad", entendido como lo entienden los toreros, es un término totalmente contradictorio con lo que es un toro bravo, ridículo e insultante para tan bello y valiente animal.

jueves, 30 de enero de 2014

El Cid, Premio Taurino ABC por su trayectoria de torería clásica

El VI Premio Taurino de ABC se le entregó anoche a Manuel Jesús "El Cid". La decisión que motivó al jurado fue "la nueva ilusión que logró suscitar en el público madrileño en la pasada Feria de Otoño y por su trayectoria de torería clásica".

El Cid, en su turno de palabra resaltó que es consciente de que con su buena tarde venteña ha vuelto a despertar el interés de la afición, agregando que "lo clásico nunca pasa de moda" para finalizar su discurso.

Por su parte, Catalina Luca de Tena, presidenta-editora de ABC, destacó "el compromiso de esta casa con la Fiesta de los toros, que son una seña de identidad indiscutible de España".

Esperemos ver su mejor versión, que nos ha hecho vibrar como pocos toreros lo han hecho en los último años.

miércoles, 29 de enero de 2014

Alberto Aguilar: lo ganado en el ruedo y no en lo despachos


En la temporada 2013, Alberto Aguilar se ganó a ley estar en las ferias importantes en este 2014. Y en las no importantes, también. Derrochó valor, demostró actitud y ganas de llegar a lo más alto, expuso y tragó sin importarle las condiciones de sus oponentes. Con verdad y pureza paseó orejas en Madrid, Bilbao, Bayona y Dax, y se enfrentó a ganaderías como José Escolar, Victorino Martín, Alcurrucén, El Ventorrillo, Prieto de la Cal, Palha y El Puerto de San Lorenzo, entre otras. Es decir, que toreó variedad de encastes.

Tiene un sitio más que ganado y los aficionados tenemos muchas ganas de verlo. Pero como siempre ocurre con toreros de su talla, estamos a la espera de ver si realmente recoge lo que es suyo. Por el bien de la Fiesta, ojalá que así sea.

martes, 28 de enero de 2014

La verdad en el cite y la mentira del toreo encimista


En la actualidad se echa de menos a un periodista o crítico taurino como Alfonso Navalón, un hombre que hablaba claro y del que se nutrían aficionados que gracias a él tenían buen criterio y exigían lo que hay que exigirles a los toreros, que no es otra cosa que la verdad. Hoy, para hablar sobre la verdad en la forma de citar a los toros, no podemos recurrir a mejor fuente que a Navalón, quien en una ocasión lo explicó con bastante claridad. 

En la fotografía que ilustra esta entrada, vemos a Iván Fandiño citando de lejos en Las Ventas. Con sólo mirar la imagen nos contagiamos de la emoción que supone ver a un toro arrancarse así a la muleta de un torero. Y si no, ¿quién se olvida de la faena de Castaño a un toro de Miura la pasada temporada en Castellón? ¿Y de El Cid con los Victorinos, citando a los toros de lejos sin probaturas previas?  Acerca de esto, Navalón decía "no se puede hablar seriamente de toreros sin dejar sentado que citar en corto y con la muleta retrasada es una trampa porque lo difícil es dejarse ver del toro, darle sitio en la arrancada y luego templarlo y someterlo hasta vaciar el pase. Eso es lo arriesgado y lo importante".

"Cuando el toro viene arrancado desde lejos tiene mucho más peligro que citándolo dándole con los muslos en los pitones", escribió Alfonso. Con respecto a esto último, vemos como muchos toreros, sobre todo de las llamadas figuras, acaban cortándole las orejas a sus toros cuando al final de la faena calientan al público abusando del toreo encimista, posible debido a las condiciones de desgaste en las que se encuentra el toro por el esfuerzo realizado, o como también dijo Alfonso porque "sólo los toros descastados y machacados en varas permiten el toreo encimista y el tercio de pase".

En cuanto a la verdad en el cite, el periodista afirmó que "la forma correcta es colocarte enfrente de la mitad del testuz y de la penca de rabo, de forma que haya una línea recta entre la cadera del torero (o el medio pecho) y el espinazo del toro. Una vez afirmado en ese terreno se adelanta la muleta y se espera que el toro llegue. Sólo entonces, ni antes ni después, se adelanta la pierna para torear en curva. Digo que ni antes ni después porque un torero tan inteligente como Paco Camino adelantaba la pierna en el momento mismo de citar, antes de arrancarse el toro. Así resulta que cuando el toro llegaba a la muleta, no tenía que correr el riesgo de cambiarle la trayectoria del viaje y la foto salía impecablemente, la pierna contraria adelantada. Camino era tan listo que muy poca gente se dio cuenta de esta ventajilla. Por lo menos cumplía con el importante requisito de ver venir al toro y aguantarlo desde lejos. Al terminar el pase hay que ganar otro paso para quedar otra vez colocado enfrente del testuz. Así de sencillo y así de fácil".

Como ejemplo de todo lo detallado hasta aquí, Alfonso Navalón ponía el ejemplo de Antoñete y de César Rincón: "Antoñete, viejo y sin facultades, se ganó a los públicos con su sentido de la colocación y la inteligencia de aguantarlos desde lejos para darle el toque un metro antes de llegar a la muleta. A César Rincón le bastó hacer lo mismo  para batir todas las marcas al salir en hombros en Madrid. César no tiene arte, pero supo devolverle al público la emoción de ver a los toros arrancarse desde lejos y aguantarlos con mando al llegar a la muleta".

Y también puso el ejemplo de lo contrario, "Espartaco introdujo el mando a distancia enviando los toros hacia fuera. Así Manzanares engatusó a los falsos puristas con un tercio de pase componiendo la figura después de meter el toro la cabeza en la muleta. No hablemos ya de la bastedad del pobre Paquirri o del zapatillazo y la rapidez de Capea. Ninguno de estos trucos hubiera servido ante un toro con casta y poder, porque a la segunda vez que no le ganaran los pasos se habría hecho el amo del ruedo".

"Como ya se había inventado el medio toro de la media casta y desfallecido en la muleta por los tremendos puyazos traseros o en el pico de la muleta, este toreo de truco valía para sostener al toro en pie y sacarle la media arrancada que le permitían su falta de fuerza y de casta".

"Creo que con esto queda debidamente clara la diferencia que hay entre el toreo verdadero y las trampas actuales". Yo también lo creo y lo comparto. Para verlo en las plazas, sólo faltan toreros dispuestos y toros de ganaderías que buscan la casta y la bravura auténtica, y no esa "toreabilidad (término que también da para un artículo)" que acaba desembocando en la sosería.

domingo, 26 de enero de 2014

Publicada en Francia la obra “El Fundi, Torero d’Honneur”


Según publica hoy Aplausos.es, ayer sábado salió a la venta en Francia la primera biografía de este torero bajo el título de “El Fundi, Torero d’Honneur”, escrita por el francés Rolland Agnel.  Su contenido, de 256 páginas, recoge desde sus inicios en la Escuela Taurina de Madrid  hasta el día de su retirada, terminando con la vida que lleva José Pedro Prados fuera de los ruedos. Joselito, José Luis Bote,  Miura o Victorino Martín hijo también toman la palabra para hablar acerca del torero.


¡Pero aún tendremos que esperar para su edición en castellano! Para los que quieran tener información sobre la publicación en nuestro país, pueden contactar con elfundi.lelivre@orange.fr

sábado, 25 de enero de 2014

Domingo Ortega: dar pases no es lo mismo que torear

En estos tiempos en los que los toreros que llenan las plazas son en su mayoría aquellos que practican el "toreo moderno", es necesario no olvidar,  incluso hacer saber a muchos de los que pueblan los tendidos, la afirmación sobre la importancia de algo fundamental como es cargar la suerte . El gran maestro Domingo Ortega,  en 1.950 en su conferencia en el Ateneo de Madrid, dictó:

"Los toros, cuando más tienen que parar, templar y mandar es cuando más fuerza tienen, y es muy curioso que hoy, que se torea mejor que nunca según tantísimos aficionados, son muy pocos los toros que se torean con el capote. Y, ¿por qué, si se torea mejor que nunca? Pues sencillísimo: porque no se ponen en práctica los conceptos que definen estas normas. Por lo tanto, no se torea, se dan pases; eso sí, muchos pases".

Un día, un amigo le dijo que tenía deseos por torear, entonces Ortega contó: "nos fuimos al campo, preparamos un tentadero, le tapé bien los ojos para que no viese por abajo, cosa a la que se resistía, y cuando estuvo la becerra a punto, le saqué al ruedo, y le dije: cuando yo te diga "ahora" mueves la muleta, y así sucesivamente hasta que te dé voz de retirarte. La cosa salió como estaba prevista: le dió cinco o seis pases, es decir, se los dió la becerra, él se quedó encantado, los demás se habían divertido y yo afirmaba mis convicciones: dar pases no es lo mismo que torear". 

"Sin cargar la suerte, el toro entra y sale por donde quiere; y no, ha de ser por donde quiera el torero. Hoy, los muchachos, como no cargan la suerte, dejan al toro tan fresco después de 50 pases; ¡y eso no es torear! El toro, después de cargarle la suerte en 8 o 10 muletazos, ha de acabar hecho una birria. (...) Cargar la suerte no es abrir el compás, porque con el compás abierto el torero alarga, pero no se profundiza. La profundidad la toma el torero cuando la pierna avanza hacia el frente, no hacía el costado".

"(...) Las normas clásicas son eternas".

Bienvenidos a Pureza y Emoción

Gracias a todos por visitar mi nuevo blog.

Creo este espacio motivado por mi afición y mi pasión por la Tauromaquia. Como podéis leer en mi perfil, mi objetivo es claro: defender la Fiesta y al toro bravo. Como aficionados, si queremos que la Tauromaquia mantenga toda su grandeza, debemos exigir la pureza del toreo y la emoción del toro bravo y encastado. Y por supuesto, la integridad de este último, que no podemos olvidarnos de que es el eje principal de la Fiesta.

Espero que mis contenidos os parezcan de interés y que también vosotros aportéis y apoyéis al toreo con vuestros comentarios.

Nos vemos por aquí. Y, una vez más, ¡gracias!